Acueductos Romanos de Tarragona

Tarraco (Tarragona) tenía al menos 2 acueductos, uno con su fuente en el Río Gayá y el otro con su fuente en el Río Francolí, al norte. Un tercer acueducto puede haber llevado agua a la zona del puerto, mas solo es convocado por una fuente en el siglo XVI y es poco famoso. Se precisaba agua, no solo para la urbe, la capital de la Hispania Tarraconensis, sino más bien asimismo para los abundantes navíos que visitaron el puerto. Los acueductos Gayá y Francolí servían las partes altas de la urbe con su foro de discusión provincial monumental, que se halla en una colina al este de la zona portuaria.

El acueducto Gayá obtuvo su punto de toma de agua seguramente cerca de Pont d’Armentera en el río Gayá nordeste de Tarraco, y si hubiera sido así, fue sin duda el acueducto romano más largo de Tarraco (el Pont d’Armentera está a siete km al este de la salida diez de la autopista A2 de Barna a Lleida). Está sobre todo bajo tierra y carece de peculiaridades espectaculares. Fue renovado en el siglo XVIII por Joan Antonio Rovira a las órdenes del arzobispo Santiyan y fue reparado en muchas ocasiones desde ese momento. Como resultado, la mayor parte de los indicios del canal romano han sido destruidos, mas ciertos restos pueden verse cerca de las ruinas del acueducto del siglo dieciocho durante la calle Rovira i Virgili y asimismo durante la carretera que conduce al Pont d’Armentera.

El acueducto del Francolí tiene restos de menor relevancia durante la mayoría de su longitud. En Tarragona, los restos se pueden ver cerca de la “Fuente de los 4 Algarrobos”, al norte de la urbe, glorietas de 250 metros al este de la carretera N240, en el Camino del Ángel en el cruce con la Avenida de Cataluña, y en la pared exterior o bien Falsa Braguita, donde supuestamente se divide en secciones que se nutren de la urbe superior y también inferior. Al norte de Tarragona continúa en El Pero Blanquet, y en el riachuelo del Castellot, 250 metros aguas arriba del Pont del Tupino. La diferencia de altitud medida para estos restos es de unos 1.000 metros distancia.

La distancia entre los centros de los pilares es de 26 pies romanos (7,95m). La presente anchura de la specus es de 2.5 pies romanos, mas esto puede haber sido cambiado por las restauraciones en el curso del tiempo. Una característica singular de este puente acueducto es la naturaleza escalonada de los muelles bajo las impostas de los arcos. Cada paso acrecenta la anchura del muelle a través de un pie romano, es prácticamente seguro que lo hicieron para acrecentar la estabilidad. Los pilares escalonados afines son conocidos por el acueducto de Metz en Francia. El puente data seguramente de la temporada de Augusto. Hay una pequeña cantera de 100m al norte del puente que puede haber proporcionado la piedra de construcción.